Découvrir
Accueil - Découvrir - Château

UN CASTILLO EN EL VALLE DEL LOIRA

Château du Rivau

A pesar de su aspecto exterior de fortaleza medieval, su torreón, su foso defensivo, el puente levadizo (aún en funcionamiento) y un camino de ronda, este castillo es también una mansión residencial. Desde la entrada, coronada por el escudo de la familia Beauvau con el lema Beauvau sans départir, (« Beauveau por siempre »), el visitante accede al edificio por una escalera de caracol en la que se pueden descifrar numerosos grafitis del siglo XV.

photo aerienne du château du Rivau

Un castillo en pleno campo.



Salones interiores del Castillo

En los vastos salones del castillo se respira un ambiente de opulencia en el que participa cada elemento, desde las monumentales chimeneas góticas o los muros encalados al estilo de la Toscana, hasta los ricos tapices de Bruselas o las almohadillas de los ventanales que invitan a sentarse a contemplar los jardines. En el salón del ‘Festín’, un óleo renacentista pintado por un maestro holandés, representa el episodio bíblico del ‘Festín de Baltasar’. En el techo, un fresco realizado por un maestro italiano, representa el cultivo de la viña durante las cuatro estaciones. En este lugar se cruzaron, en pleno siglo XVI, los caminos de un maestro holandés y de un gran maestro italiano. Los amantes del arte podrán admirar también el conjunto de muebles de época gótica y renacentista. Algo característico del Rivau es la colección de trofeos de caza de la familia, entre los cuales podemos localizar algunas obras de artistas contemporáneos. ¿ Serían capaces de encontrarlas ?

intérieur du château du rivau

Juana de Arco



Escenografía Sonorae

La nueva escenografía sonora da vida y anima el interior de este castillo de por si lleno de magia y de leyendas. Los visitantes grandes y chicos, se verán sorprendidos por los efectos sonoros que les transportarán a una época de señores, torneos, festines y músicos : un caballero entrando en el patio, un palafrenero saliendo a su encuentro, una calesa arrastrada por dos caballos, el ruido de los cascos sobre los adoquines, el del paso de las ruedas metálicas y de las botas al caminar... El sonido recrea un auténtico ambiente teatral que completa la proyección audiovisual instalada en las Cuadras reales y el paseo por unos jardines de cuento.